Fotografia de retratos

Fotografía de Retratos, algo más que unas caras.

Cuando fotografío otros temas, otros conceptos me gusta recrearme en lo que veo. Observo al derecho y al revés. Y si no voy acompañado vuelvo a contemplar al revés y al derecho. Y a veces hago la foto, otras no. Acompañar a un “fotografo” puede ser muy pesado, tanto como ir de compras cuando no te apetece lo más mínimo. La fotografía de retratos en exteriores o al menos no en estudio, no da tiempo a detenerse. Por lo general a nadie le gusta que le fotografien, por que salimos mal y nos sacan mal. Porque no somo naturales y no confiamos en el retratador. Yo hago las fotografías de retratos, de personajes, de “gente” en suma, cuando estas personase creen que no se las estoy haciendo, mientras hablo con ellas, después de pasar el miedo escénico, cuando se creen que he terminado y en realidad todavía no he empezado a disparar. Es el tiempo limitado que dispongo al no ser ninguno de nosotros modelos profesionales. Alguna vez he disparado y he pedido permiso después, la ocasión lo requería así. Otras ni he pedido permiso cuando el personaje pasa completamente anónimo, o forma una pequeña parte del cuadro.

Aunque lo llamo fotografía de retratos, en realidad es de personajes, en su contexto o fuera de el, adquieren importancia porque les ponemos en foco. No hago todas las que me gustaría, necesito otra vida para ello.

E improviso,
improviso mucho.



Deja un comentario